Misión Anual 2022

Todos los años los miembros de Cafh recibimos una Misión Anual. Esto nos permite hacer un trabajo concreto por el bien de todas las personas diariamente, como una manera efectiva y directa de colaborar con la armonía y la paz en el mundo.

Frente a la magnitud de las dificultades que afronta el mundo podemos sentir que nuestra contribución es insignificante.

Pero nuestra intención y nuestro esfuerzo individual se multiplican a través de nuestra unión con el Cuerpo Místico de Cafh.

Confiemos en ese poder y generemos esperanza para la humanidad.

Desarrollemos la Mística del Corazón haciendo silencio interior.

Detengámonos tantas veces como nos sea posible durante el día para centrarnos en el aquí y ahora.

Nos podemos ayudar con preguntas como ¿dónde estoy? ¿qué estoy pensando, sintiendo, haciendo? ¿con quién estoy? ¿qué me trae la vida en este instante? ¿qué me pide? ¿qué estoy dispuesto o dispuesta a dar?

Recordemos que el silencio interior es una manera de pensar en la que somos observadores y testigos de nuestro mundo interior.

Sin importar cuán alejados nos sorprendamos de nuestro centro, procuremos traer a nuestra conciencia la Presencia Divina que nos habita y la trascendencia de la misión que hemos abrazado.

Ana Cristina Flor
2022


Mensaje de Plenilunio 2021


En esta hora trascendente para la humanidad y para todo el planeta, nosotros, que hemos elegido seguir el Camino de Cafh, estamos llamados a hacer nuestra contribución para impulsar la evolución de la conciencia humana y de la vida toda.

La Gran Obra de Cafh es aportar a la mística del ser humano del futuro la Mística del Corazón. La Mística del Corazón es el proceso de expansión de nuestra conciencia impulsado por el amor. Este camino nos conduce a la Unión que trasciende los pares de opuestos.

Esta labor la realizamos a través de nuestro trabajo integral individual y colectivo.

Nuestra contribución en el nivel físico se produce cuando disponemos de nuestro cuerpo como instrumento de nuestro trabajo interior y como canal material de la Gran Corriente.

A nivel mental estamos aportando al caudal de la humanidad cuando orientamos nuestra voluntad hacia el conocimiento de nosotros mismos, imagen del universo, y vamos ampliando continuamente nuestra percepción del entorno para incluirlo en nuestra conciencia.

Colaboramos a nivel espiritual a través de nuestra búsqueda constante de permanecer conscientes de lo Divino en nuestro ser, y de reconocer y amar esa Presencia en quienes nos rodean y en todas las expresiones de lo manifestado.

En un mundo fragmentado, estamos generando nuevos campos de posibilidades con nuestro esfuerzo por aprender a trabajar en grupos, a reconocer las diferencias y a construir en la diversidad.

No somos perfectos, somos seres humanos en proceso, pero nuestra tarea es valiosa e indispensable, y nos trasciende. Trabajamos de manera silenciosa en la raíz de los problemas humanos. La raíz es la parte del árbol que no se ve pero que lo sostiene y lo nutre.

Amemos nuestra tarea, amemos en nosotros y en quienes nos rodean a la humanidad y a la vida toda.

La Mística del Corazón es una fuerza de amor.

© Cafh 2021
Todos los derechos reservados

.

  • Mensaje de Fin de Año

  • Elije para cambiar de Mensaje Anual